Se publica en el BOE el Real Decreto Ley 8/2019, de 8 de marzo

Marginal: BOE-A-2019-3481
Emisor: Jefatura de Estado

Sección: I – Disposiciones Generales
Rango de Ley: Real Decreto Ley

Se publica en el BOE el RDL 8/2019, de 8 de marzo, de medidas urgentes de protección social y de lucha contra la precariedad laboral en la jornada de trabajo

El principal objetivo de este Real Decreto-ley 8/2019, de 8 de marzo es potenciar las políticas sociales a través de unas cuentas públicas más justas e igualitarias para llevar la recuperación económica a toda la sociedad.

El pasado 13 de febrero, El Congreso de los Diputados aprobó las enmiendas a la totalidad presentadas sobre el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado 2019.

En dicho proyecto de Ley disponía como uno de sus principales objetivos asegurar más políticas sociales a través de las cuentas públicas, más igualitarias, para llevar a cabo la recuperación económica a todo el Estado, especialmente a los sectores más vulnerables. Para ello, incorporaba, entre otras medidas, las dirigidas a restableces algunos derechos sociales que fueron suprimidos en 2012 con las medidas de reducción del gasto público.

El  Real Decreto Ley 8/2019, de 8 de marzo, tiene por objeto, la aprobación de las medidas anteriormente descritas de protección social. Además introduce disposiciones de fomento de empleo que deben implantarse de forma urgente para asegurar y garantizar el mantenimiento del empleo en colectivos especialmente sensibles a la inestabilidad laboral y al desempleo:

  • Parados de larga duración
  • Trabajadores del sector del campo
  • Trabajadores fijos discontinuos en actividades turísticas
  • Etc.

Se incluyen también determinadas medidas dirigidas a establecer el registro de la jornada laboral, a los efectos de garantizar el cumplimiento de los límites en materia de jornada, creando un marco de seguridad jurídica tanto para los trabajadores como para las empresas, y dar posibilidad al control por parte de las Inspecciones de Trabajo y Seguridad Social.

Mediante el  Real Decreto Ley 20/2012, de 13 de julio, de medidas para garantizar la estabilidad presupuestaria y de fomento de la competividad, se modificó la regulación del subsidio para mayores de 52 años contenida en el entonces vigente texto refundido de la Ley General de la Seguridad Social, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio[1].

[1] Norma derogada por Pleno. Sentencia 123/2016, de 23 de junio de 2016. Cuestión de inconstitucionalidad 703-2015. Planteada por la Sala de lo Social del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco en relación con el apartado primero de la disposición adicional sexagésima sexta del texto refundido de la Ley general de la Seguridad Social, aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1994, de 20 de junio, incorporada por la Ley 22/2013, de 23 de diciembre, de presupuestos generales del Estado para 2014. Principio de seguridad jurídica y derechos a la tutela judicial efectiva y a la legalidad sancionadora (non bis in idem); límites materiales de las leyes de presupuestos: nulidad del precepto legal que establece el régimen de protección por desempleo de los liberados de prisión. Versión vigente hasta 29 Julio 2016

El  Real Decreto Ley 8/2019, contempla la modificación de la regulación del subsidio por desempleo para mayores de 55 años en seis aspectos:

  1. Reducción de la edad de acceso de 55 años a 52 años en el momento del subsidio, permitiendo el acceso llegados a esa edad, y recogiendo en la regulación la jurisprudencia del Tribunal Supremo sobre esta cuestión.
  2. Eliminación del requisito de tener que tener cumplida la edad de 52 años en el momento de solicitar el subsidio.
  3. Incremento de su duración máxima: Antes se percibía hasta que la persona beneficiaria pudiera acceder a cualquiera de las modalidades de pensión contributiva de jubilación, ahora se percibirá hasta el cumplimiento de la edad ordinaria de jubilación.
  4. Eliminación de la consideración de las rentas de la unidad familiar para el acceso subsidiario.
  5. Incremento de la cuantía de la cotización por la contingencia de jubilación durante la percepción del subsidio del 100 al 125% del tope mínimo de cotización vigente en cada momento.
  6. La eliminación de los porcentajes aplicables a la cuantía del subsidio cuando proviene de un trabajo desarrollado a tiempo parcial.

Como señala el artículo 86.1 de nuestra Constitución, los reales decretos-leyes “no podrán afectar al ordenamiento de las instituciones básicas del Estado, a los derechos, deberes y libertades de los ciudadanos regulados en el Título I, al régimen de las comunidades autónomas ni al Derecho electoral general”.

Para apuntar a todo lo referenciado en este Decreto-Ley, sobre todo en lo que se dispone de los presupuestos habilitantes de extraordinaria y urgente necesidad, se debe de tener en cuenta la doctrina del Tribunal Constitucional, resumida en el Fundamento Jurídico IV de la Sentencia 61/2018, de 7 junio de 2018. En acuerdo con ella, se requieren:

  1. “la presentación explícita y razonada de los motivos que han sido tenidos en cuenta por el Gobierno en su aprobación”
  2. “la existencia de una necesaria conexión entre la situación de urgencia definida y la medida concreta adoptada para subvenir a ella”

Como bien señala el Tribunal Constitucional, generalmente “se ha venido admitiendo el uso del decreto-ley en situaciones que se han calificado como coyunturas económicas problemáticas”,  lo que representa una herramienta constitucional completamente lícita y adecuada para justificar la legislación de urgencia, “situaciones concretas de los objetivos gubernamentales que por razones difíciles de prever requieran una acción normativa inmediata en un plazo más breve que el requerido por la vía normal o por el procedimiento de urgencia para la tramitación parlamentaria de las leyes”[2]

Publicado en Jurisprudencia, Laboral, Legislación y etiquetado , , , , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.