Los animales dejan de ser cosas a efectos jurídicos

Ley 17/2021, de 15 de diciembre, de modificación del Código Civil, la Ley Hipotecaria y la Ley de Enjuiciamiento Civil, sobre el régimen jurídico de los animales

La Ley 17/2021, de 15 diciembre, asienta el rérimen jurídico de los animales con la intención de reconocer calidad de seres vivos dotados de sensibilidad. Esta nueva norma, para alcanzar el objetivo, modifica algunos artículos del Código Civil, de la Ley Hipotecaria y de la Ley de Enjuiciamiento Civil.

Actualmente en la regulación de los bienes del Código Civil, los animales tienen el estatuto jurídico de cosas, en concreto de bienes muebles, mientras que el Código Penal ya diferención en 2003 entre daños a los animales domésticos y a las cosas.

En el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, concretamente en su artículo 13, donde se exige que los Estados respeten las exigencias en materia de bienestar de los animales como seres sensibles. Este criterio se aplica en el Derecho español gracias a la Ley 37/2007, de 7 de novimbre, para el cuidado de los animales, en su explotación, transporte, experimentación y sacrificio. España ratificó asimismo el Convenio Europeo sobre protección de animales de compañía, hecho en Estrasburgo el 13 de nombienbre de 1987.

Seres vivos dotados de sensibilidad

La reforma en el Código Civil confirma el principio de que la naturaleza de los animales es muy distinta de la naturaleza de las cosas o bienes. De esta manera el nuevo artículo 333 bis establecerá que:

1. Los animales son seres vivos dotados de sensibilidad. Solo les será aplicable el régimen jurídico de los bienes y de las cosas en la medida en que sea compatible con su naturaleza o con las disposiciones destinadas a su protección.

2. El propietario, poseedor o titular de cualquier otro derecho sobre un animal debe ejercer sus derechos sobre él y sus deberes de cuidado respetando su cualidad de ser sintiente, asegurando su bienestar conforme a las características de cada especie y respetando las limitaciones establecidas en ésta y las demás normas vigentes.

3. Los gastos destinados a la curación y al cuidado de un animal herido o abandonado son recuperables por quien los haya pagado mediante el ejercicio de acción de repetición contra el propietario del animal o, en su caso, contra la persona a la que se le hubiera atribuido su cuidado en la medida en que hayan sido proporcionados y aun cuando hayan sido superiores al valor económico de éste.

4. En el caso de que la lesión a un animal de compañía haya provocado su muerte o un menoscabo grave de su salud física o psíquica, tanto su propietario como quienes convivan con el animal tienen derecho a que la indemnización comprenda la reparación del daño moral causado.

Por otro lado, los animales son, en general, apropiables y objeto de comercio. Sin perjuicio de ello, la relación de la persona y el animal ha de ser modulada por la cualidad de ser sintiente, de modo que los derechos y facultades sobre los animales han de ser ejercitados atendiendo al bienestar y protección del animal, evitando el maltrato, el abandono y la provocación de una muerte cruel o innecesaria.

La nueva ley adapta, entre otras cosas, las tradicionales nociones de ocupación, frutos naturales, hallazgo, responsabilidad por daños y vicios ocultos, aplicadas, de una manera distinta a la actualmente vigente, a los animales.

Se incluyen en las normas relativas a las rupturas matrimoniales las disposiciones para concretar el régimen de convivencia y cuidado de los animales de compañía. Para ello de contempla el pacto sobre los animales domésticos y se sientan los criterios sobre los que los tribunales deben de tomar la decisión de a quién entregar el cuidado del animal, atendiendo a su bienestar.

También se incorporan disposiciones en materia de sucesiones relativas al destino de los animales en caso de fallecimiento de su propietario.

Por otro lado, atendiendo al vínculo existente y concurrente entre los malos tratos a animales y la violencia doméstica y de género y el maltrato y abuso sexual infantil, se contemplan limitaciones a la guarda y custodia en casos de antecedentes por maltrato animal ejercido como forma de violencia o maltrato psicológico contra aquellos.

Publicado en Sin categoría.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.