PROCEDIMIENTO MONITORIO

El Procedimiento monitorio es un procedimiento judicial sencillo, que pretenden agilizar el cobro de las deudas pendientes de pago.

Para poder iniciar un proceso monitorio, la deuda que se vaya a reclamar debe venir acreditada documentalmente a través de un principio de prueba.

El art. 812 de la LEC indica que podrá acudir al proceso monitorio quien pretenda de otro el pago de la deuda dineraria de cualquier importe, líquida, determinada, vencida y exigible, cuando se acredite de alguna de las formas siguientes:

  1. Mediante documentos, cualquiera que sea su forma y clase o el soporte físico en que se encuentren, que aparezcan firmados por el deudor o con su sello, impronta o marca o con cualquier otra señal, física o electrónica.
  2. Mediante facturas, albaranes de entrega, certificaciones, telegramas, telefax o cualesquieras otros documentos que, aun unilateralmente creados por el acreedor, sean de los que habitualmente documentan los créditos y deudas en relaciones de la clase que parazca existente entre acreedores y deudor.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el apartado anterior y cuando se trate de deudas que re que reúnan los requisitos establecidos en dicho apartado, pordrá también acudirse al proceso monitorio, para el pago de tales deudas, en los casos siguientes:

  1. Cuando, junto al documento en que conste la deuda, se aporten documentos comerciales que crediten una relación anterior duradera.
  2. Cuando la deuda se acredite mediante certificaciones de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos.

El art. 813 nos indica que será exclusivamente competente para el proceso monitorio el Juzgado de Primera Instancia del domicilio o residencia del deudor o, si no fueren conocidos, el del lugar en que el deudos pudiera ser hallado a efectos del requerimiento de pago por el Tribunal, salvo que se trate de la reclamación de deuda a que se refiere el número 2º del apartado 2 del art. 812 (Cuando la deuda se acredite mediante certificaciones de impago de cantidades debidas en concepto de gastos comunes de Comunidades de propietarios de inmuebles urbanos), en cuyo caso será también competente el Juzgado del lugas en donde se halle la finca, a elección del solicitante.

En todo caso, no serán de aplicación las normas sobre sumisión expresa o tácita contenidas en la sección 2ª del capíulo II del Título II del Libro I.

Si tras la realización de las correspondientes averiguaciones por el letrado de la Administración de Justicia sobre el domicilio o residencia, éstas son infructuosas o el deuror es localizado en otro partido judicial, el juez dictará auto dando por terminado el proceso, haciendo constar tal circunstancia y reservando al acreedor el derecho a instar el proceso ante el Juzgado competente.

El porcedimiento monitorio se limita a las reclamaciones de carácter económico, de dinero, y no puede extenderse a otro tipo de obligaciones como por ejemplo de dar (reclamar la entrega de un vehículo), de hacer (que se concluya una obra) o de no hacer (abstenerse de alguna conducta).

No sirve para aquellos supuestos en que desde el inicio sea necesaria una declaración del Juez (por ejemplo, en relación con la interpretación de una determinada cláusula de un contrato, un un incumplimiento contractual, daños en una vivienda, etc.), en cuyo caso habrá que acudir al proceso declarativo que corresponda (ordinario o verbal). O que consisten en asuntos de familia.

Banner_informativo_teléfono

96.151.30.63

Cada supuesto, o caso, requiere unos pasos a seguir específicos, es por ello por lo que le invitamos a que nos solicite cita previa para poder darle una información mucho más detallada y precisa de su caso. Sólo tiene que ponerse en contacto con nosotros a través del teléfono:

Deuda Dineraria,  significa que el derecho de crédito exigido debe expresarse en dinero en sentido estricto, es decir, en moneda de curso legal, nacional o extranjera, por lo que quedan excluidas del proceso monitorio la obligaciones de hacer, así como las obligaciones de dar cosas determinadas.

Deuda Vencida, es aquella cuyo plazo de pago ha transcurrido, es decir, ha vencido. No cabe por tanto mediante un juicio monitorio reclamar deudas de futuro, que no han vencido todavía.

Deuda Exigible, debe entenderse aquella que no depende de contraprestación, ni está sujeta a condición alguna.

Deuda Determinada, lo que significa que la deuda debe ser líquida, es decir, que está concretada en una suma de dinero o que su determinación dependa de una simple operación aritmética.

Para más información:

Abogados Valencia


Telf. GRATUITO

96.151.30.63

info@garrido-abogados.es